• B&P Consulting

Cómo se vive la pandemia en Uruguay?


Cómo se vive la pandemia en Uruguay?

Mucho se dice respecto de la vida actual en Uruguay. El otro día les hablé del cruce de charco y hoy vamos a hablar de cómo es la vida cotidiana. Las personas que llegan del exterior tienen que someterse a la cuarentena uruguaya. Esta cuarentena es de 14 días, a menos que en el día 7 la persona se haga un segundo hisopado de su bolsillo y también de negativo.


Se lo puede hacer en el día 9 si quiere? Sí, pero no tendría demasiado sentido, ya que los resultados te los dan en 24hs y por el valor del test (120usd) no pareciera que se justifique el costo por pocos días de libertad.


Respecto de cómo se vive esta cuarentena, tengo relatos muy dispares. Hay quienes van a hoteles de primer nivel pagan fortunas para recibir un trato pésimo, donde prácticamente tienen un guardia armado en la puerta que no los deja salir.


Pero la realidad es que pasado el período de cuarentena, ya sea de 7 o 14 días, quienes llegan rápidamente se dan cuenta que el país funciona casi en su totalidad. Bares y restaurantes abiertos como si nada y sin ningún tipo de protocolo. Se observan todos los locales abiertos, los gimnasios llenos de gente, las clases de baile repletas.


También cines, teatros y centros de estudios están abiertos. Existen protocolos en algunas instancias pero no van más allá de mantener la distancia y ponerse alcohol en gel y tapaboca. Respecto del tapaboca, en la calle su utilización es mínima, y únicamente la gente se lo pone al ingresar a algunos lugares cerrados.


Hasta acá parece un cuento de hadas, pero no lo es tanto. Hay dos principales razones por las cuales la población, si bien dentro de lo posible vive sus vidas con normalidad, no está del todo tranquila. La primera reside en el hecho de que si bien el virus prácticamente no existe en Uruguay, con menos de 2000 casos, de los cuales hay únicamente 300 activos, y menos de 50 muertes, la población claramente no está inmunizada.


El cierre prematuro de fronteras y control de focos fue una excelente gestión que permitió al país ganar meses en concepto de preparación de y de tener que lidiar la pandemia. Pero la ausencia de una vacuna y la inminente temporada de verano, tiene muy nerviosos a los uruguayos. Sucede que el desmadre absoluto tanto en Argentina como en Brasil, indefectiblemente va a resultar en la inmunización de la población, que luego traerá el virus a Uruguay, que deberá hacerle frente ante una población no inmunizada.


Es un gran misterio como irá a resolverse este problema, pero más temprano que tarde nos vamos a enterar. La población uruguaya es consciente de que eventualmente pueda ser necesario algún tipo de lockdown. El approach uruguayo fue muy distinto al brasileño. En Uruguay no hay cuarentena porque no hay virus, no es que hay una decisión de hacerlo circular.


Por otro lado, tampoco es una fiesta el tema económico. Aquí lo que tienen que entender de Uruguay, es que son dos países, no uno. Cuando la gente se refiere a Uruguay como un país de 3.5 millones de habitantes, está cometiendo un grave error de concepto. Uruguay tiene 3.5 millones de residentes uruguayos, pero a lo largo del año prácticamente dobla su población efectiva en concepto de turismo receptivo. Entonces si bien somos un país de 3.5 millones de habitantes, nuestra economía requiere de los 3.5 millones de personas restantes para funcionar.


Cuando no ingresa turismo, si bien bares, restaurantes y negocios permanecen abiertos, las ventas no alcanzan. El sector hotelero la está pasando extremadamente mal y hablaremos de esto en detalle en algún otro hilo. El daño económico para el país de perder la temporada de verano sería muy fuerte. Está todo abierto, triunfa la libertad, pero la gente está nerviosa.


Por lo pronto la buena noticia es que aquí se consigue este santizante que es netamente superior al resto y me volví loco para encontrarlo en Argentina, sin éxito por supuesto.