• B&P Consulting

FREELANCERS: Cómo lidiar con el miedo a tener que empezar de cero


FREELANCERS: Cómo lidiar con el miedo a tener que empezar de cero

Uno de los dramas de los emprendedores y freelancers, es afrontar la idea de que si se les termina lo que sea que hoy en día los mantiene, van a tener que volver a empezar de cero.


Alguna vez hemos hablando de los miedos irracionales de los freelancers, y de que deben convivir con una suerte de sindrome del impostor y pensamiento intrusivo de que "esto debo aprovecharlo mientras dure porque va a terminar".


Está bueno empezar a desmantelar argumentos irracionales o inseguridades profesionales, pero sin dejar de hacer foco en que cosas malas podrían pasar. Vamos por partes.


A mi juicio la mejor forma de lidiar con el sindrome del impostor es subirse al ring. Esto consiste básicamente en rodearse de personas formadas y capaces, y simplemente testear nuestro conocimiento o experiencia frente a ellas. No a modo de "pissing contest" sino a modo de ver qué tanto podemos mantener charlas de alto contenido profesional con ellos.


A su vez en las redes sociales, la calidad de los followers suele ser un buen indicador y una suerte de órgano de contralor. Veamos mi caso por ejemplo. Tantos seguidores no tenemos, pero la mayoría son abogados, contadores, analistas financieros y emprendedores de prestigio. Si nosotros en esta cuenta dijeramos pavadas que denotan que no tenemos idea de lo que estamos hablando, en el mejor de los casos nos dejarían de seguir, y muy probablemente nos tirarían a matar en cada hilo.


Esto es algo que cualquier freelancer puede hacer para evaluar el nivel de su propuesta de valor, y los que todavía no tienen la seguridad para mandarse a vender tal o cual servicio, pueden testarlo frente a sus peers.


Respecto del miedo a que se "termine la joda" y tener que empezar de cero, hay varias formas de encararlo. Mi propuesta propone un split 50-50 entre empirismo y paranoia.


La parte de empirismo propone contar con el hecho de que no existen razones concretas para creer que eso vaya a pasar. Hace años que hacés lo que hacés y tus clientes lo aprecian. Tu experiencia es tu aval de que no se te va a terminar la joda de un día para el otro.


Pero un poco de sana paranoia tampoco hace daño, así que sin dejar que nos pareclice, hay que convivir con la idea de que pueden pasar cosas.


Podría salir un bot que te reemplaza a la perfección. O un cambio de paradigma en la industria, o el avance constante de nuevas tecnologías que de a poco van acaparando tu industria hasta que el mercado queda significativamente reducido.


En el pasado hablé del caso de un cliente con una lucrativa empresa de edicion de video para eventos sociales con clientes en todas partes del mundo. Ese negocio la pandemia lo diezmó (aunque de a poco vuelve). De igual forma, si bien el diseño gráfico y la fotografía profesional todavía existen, negar que este mercado fue devastado por diversos nuevos proveedores tales como stock photos o templates tipo Canva, sería negar la realidad.


Las cosas pueden pasar, y el miedo a tener que empezar de cero no es del todo infundado. Esto se contrarresta de dos maneras. En primer lugar, mediante hacer las inversiones correctas mientras el dinero ingresa. Activos financieros, cryptos, real estate, desarrollo personal, lo que ustedes quieran. Pero eso tiene que servir como un colchón. Los activos líquidos incluso se pueden medir de tal forma que te indiquen cuánto tiempo podrías estar sin generar ningun ingreso si liquidaras todas tus posiciones. Idealmente la renta que genera el patrimonio nos pagaría nuestros costos, pero se necesitan patrimonios bien consolidados para que eso suceda.


Por otro lado, el mejor antidoto contra el miedo a tener que empezar de cero, es empezar de cero constantmente.


El miedo real no es a empezar de cero, sino a empezar de cero sin ningún tipo de ingresos, por lo tanto el emprendedor tiene que estar constantemente explorando nuevos negocios, productos, servicios o proyectos mientras todavía genera buenos ingresos con su actividad principal


Esto es fundamental para que si eventualmente hubiera que pivotear fuerte, ya existieran caminos previamente abiertos en los cuales enfocarse.


Es fundamental que estas pequeñas ruedas que vamos a ir haciendo girar sean totalmente independientes entre sí. Con productos, públicos, clientelas y proveedores que no tengan absolutamente nada que ver con la actividad principal. Este tipo de diversificación, es tu seguro contra un rainy day de carácter permanente.

8 vistas