Por qué hay gente que odia al que emigra?


Por qué hay gente que odia al que emigra?
Por qué hay gente que odia al que emigra?

Uno de los temas que a veces me piden que comente es "Por qué hay tanta animosidad para con el que emigra?". Me parece que el tema no es tan simple y esconde de alguna manera actitudes y comportamientos que puede tener cualquiera.


Vamos a ir por partes, primero hablando de lo que es la migración, y después cómo es que se ramifica a otras áreas.


Para empezar, yo no creo que quien emigra hoy en día esté recibiendo más hate que mensajes de apoyo. Pero quienes tiran mala onda, evidentemente tienen un tema en el cual la migración toca un nervio puntual. Digamos, a cualquier persona normal, qué le puede importar que un completo extraño decida emigrar?.


Le puede tocar en el orgullo respecto de que dentro de la grieta, hay una parte que cumple sus promesas migratorias y otra que no. Pero al fin y al cabo bien podría decirse a sí mismo "un gorila menos, nos acercamos a la patria socialista que queremos ser". Para qué quiere el kernerista que el gorila se quede? No tiene sentido si uno lo piensa 2 minutos.


Y es que no va tanto por ahí la cosa. Sucede que cuando una persona insegura respecto de sus propias habilidades o su capacidad migratoria en general, ve que otra se va, lo siente como un ataque personal. Como si alguien le estuviera refregando en la cara que tiene las cualidades o el coraje que a él le faltan.


"Bueno, pero yo qué culpa tengo" pensará el emigrante. Culpa no, pero de alguna manera existe cierta contribución no intencional. El emigrante necesita constantemente convencerse a sí mismo de que emigrar fue la decisión correcta. Porque por más lindas que sean las fotos que nos muestran, es un proceso extremádamente estresante y desgastante. Cuando el emigrante grita a los 4 vientos lo bien que vive, se lo dice a sí mismo, no a los demás.


Y pasa exactamente lo mismo del otro lado. Quien quiere emigrar pero se cree incapaz, por extrañar a la madre o por no tener un "particular set of sklills" con el que pueda proveerse una buena vida, va a tener que racionalizar esa posición mediante cualquier fanatismo que le evite confesarse un fracasado.


Entonces de ambos lados de la grieta te aparecen estos sujetos absolutamente convencidos de que el que emigra es un ser malvado. Porque no se queda a pelearla, porque es un ser repleto de odio que odia a los pobres, porque no ama a su patria y todo ese nonsense.


Ambos (emigrante y no emigrante) necesitan decirse a sí mismos que eligieron sus destinos en base a decisiones propias. La realidad es que no fue tan así. El que se va, se va en gran medida expulsado. Y el que se queda se queda en gran medida porque no se puede ir.


Ambos comparten la necesidad de expresar que tomaron la decisión correcta y también comparten una dosis grande de estrés.


Se terminan diferenciando en que a uno de los dos generalmente le va bien, y termina viviendo una vida de libertad y abundancia.

32 vistas