• B&P Consulting

Por qué nunca es conveniente pedirle a un cliente que retrase los pagos para posterar liquidar



Por qué nunca es conveniente pedirle a un cliente que retrase los pagos para posterar liquidar

Hoy vamos a hablar de una práctica extremadamente común entre freelancers y exportadores de servicios. Ante la bronca por la liquidación al cambio oficial, muchos optan por pedir al cliente que les demore los pagos. Esto puede traer unos cuántos problemas. Veamos.


Para el freelancer o exportador de servicios que nunca ha realizado esto, le puede parecer una locura. Demorar pagos? De qué estás hablando? Tenés al cliente listo queriendo pagarte y le pedís que no te pague? Lo mas importante es cobrar, cómo uno no va a querer el pago lo más rápido posible?


Es correcto. Pero quienes lo hacen tienen razones para justificarlo.


Cuando el exportador de servicios no está correctamente estructurado y recibe sus pagos del exterior, supongamos en una cuenta argentina, entonces la liquidación a precio oficial es tan confiscatoria que prefiere dilatar el cobro, si es posible ad eternum.


A veces lo hace mediante solicitarle a su cliente que le demore los pagos, y a veces simplemente es el exportador de servicios quien intencionalmente demora las invoices para retrasar los pagos. Es un juego peligroso en el que el exportador de servicios intenta ganar todo el tiempo posible en función de que el dólar oficial suba, o se sincere la devaluación de facto que representa la brecha actual.


Algunos intentan charlarlo con sus respectivos clientes, cosa que personalmente no recomiendo, ya que intentar explicar Argentina a un tipo que nació en Nebraska es imposible. Y no sólo eso, sino que el mismo cliente puede terminar queriendo reemplezarte porque cree que les estas pidiendo hacer algo ilegal.


Pero veamos cuáles son los potenciales problemas de intentar este payment delay.


Por un lado, a los clientes no les gusta. La realidad es que aún si entendieran perfectamente tu situación, o les dijeras que tuviste un problema con el banco o lo que sea, estos saldos acumulados en cuentas del cliente le representan un problema. Esto sucede porque llega un punto que tienen que poder explicarlos en sus propios balances. Tanto auditores externos como internos, accionistas, o inspectores de las autoridades tributarias de sus respectivos países pueden bien preguntarse "por qué está este dinero acá".


Y si llega el día que eso sucede, agarrate, porque les agarra un surmenage. Do we have exposure? Are we liable for this? Who let this to happen? Que esto, que lo otro, cuestión que terminan sacando un cheque a toda velocidad, te lo mandan a la dirección que tienen registrada como tuya y que dios te ayude.


A su vez incluso si el plan funciona y podés hacer que te retengan unos pagos, esto muchas veces va a resultar en transferencias futuras por montos dos, tres, seis veces el monto habitual. Y esto es, you guessed it: No bueno.


Podés ponerte en una situación que yo llamo "Karma Cambiario". Esto sucede cuando recibís una transferencia internacional 5 veces mayor a las de tu monto habitual y por supuesto el banco la flaguea. El monto se va a pesificar a oficial, pero los fondos no van a quedar de libre acceso sino que vas a tener que pasar por un proceso de explicarle al banco, presentar papeles, facturas, contratos, etc. Y esperar...


O sea que el tiempo "ganaste" dilatando los pagos, ahora se te vuelve en contra. Porque tenes los pesos ahí sentados devaluándose, y no los podes re-dolarizar via CCL, Crypto o como más te guste hasta que el banco te los libere. Karma Cambiario.


La buena noticia es que no tenés por qué seguir cobrando tus exportaciones de servicios en bancos argentinos, ni liquidando las divisas. Si esto es un problema para vos, es hora de empezar a mirar opciones para LEGALMENTE evitar liquidar, y poder disponer de tus dólares reales.


Ignorá a cualquiera que te proponga opciones para negrear. Esto es perfectamente posible hacerlo en blanco, con una planificación inteligente y conociendo las normas. Pero no es tan simple, hay que analizar cada caso en profundidad para que la estructura se adapte a los objetivos de cada cliente.