Una Introducción al Arbitraje


Una Introducción al Arbitraje
Una Introducción al Arbitraje

El arbitraje es quizá una de las medidas mas interesantes del derecho que a menudo es dejado de lado, te explicamos que es y en que casos es conveniente


¿Le vas a hacer juicio? No… ¿para que? Comerme 5 años de litigio, abogados, costas, mejor deja así. Es muy usual que en países donde el mecanismo tradicional de resolución de conflictos, el poder judicial, es ineficaz las partes tengan incentivos para no iniciar un juicio.


Pero, si te cuento que existe una forma de reducir costos, tiempos y hasta abogados para resolver los conflictos jurídicos del día a día, ¿me creerías? Bueno, es precisamente allí donde encaja esta nota, en el arbitraje.


El arbitraje es un mecanismo alternativo de resolución de conflictos. El procedimiento es simple, las partes dejan asentado en el contrato que se someten a la jurisdicción de un tribunal arbitral bajo las reglas que ellas elijan. ¡Si, escuchaste bien! Las reglas y árbitros aplicables al arbitraje son las que las partes dispongan.


¿Qué quiere decir esto? Bueno, que si vas a hacer un contrato de locación con tu primo y queres que el Tío Fernando sea el arbitro en caso de conflicto, Fer podrá decidir sobre su caso. Incluso mas, podes pactar que el tío decida en base a su sabiduría personal, su experticia, leyes familiares, las leyes de Indonesia o las leyes bíblicas, ¡lo que quieras! Como regla general, te adelanto, que el veredicto tiene que estar fundado en un razonamiento que permita llegar a la misma conclusión que llego el arbitro, pero como todo en el arbitraje, se puede pactar en contrario.


Mas aún, los procesos arbitrales son confidenciales. Esto es muy importante para las partes al momento de presentación de pruebas sensibles como balances, reportes, etc. En consecuencia, es muy común que todo contrato que involucre a empresas prevea una cláusula arbitral.


Ok… esta buenísimo esto, ¿pero como hago valer lo dictado por el Tío? La decisión del arbitro, llamada laudo, puede ser presentada ante cualquier tribunal judicial y ellos, sin revisar el fondo de la cuestión, ejecutan lo dictaminado.


Los laudos son revisados por el juez a nivel procesal, es decir: verifica que el arbitro que emitió el laudo sea aquel que las partes eligieron y que no verse sobre materias prohibidas (derecho laboral, de familia, de los consumidores o de capacidad de las personas). Una vez satisfechos estos requisitos el juez homologa el laudo y lo ejecuta.


Te cuento un dato mas, el arbitraje no solo es nacional. Existe un acuerdo internacional que hace que el laudo de un arbitro pueda hacerse valer en mas de 180 países.


Para poder someter cualquier contrato a un arbitraje vas a precisar de una clausula arbitral compromisoria. Esta clausula debe constar expresamente ya que así lo dicta la ley. Una segunda opción, es que las partes presten el consentimiento a someterse a un arbitraje. No importa cuándo lo expresen. Si la disputa ya se inició en el proceso judicial y todavía no hay sentencia con fuerza de cosa juzgada, las partes pueden acordar el arbitraje, aunque no lo hayan hecho antes.


En conclusión, el arbitraje es una poderosa herramienta de resolución de conflictos, tanto a nivel nacional como internacional. Abarata costos, reduce tiempos y es totalmente confidencial. ¿Por qué no darle una oportunidad?


Para mas recursos jurídicos innovadores te recomiendo leas los Insiders Reports de cada mes.




34 visualizaciones