Estas son exactamente las medidas que recomendamos a Lacalle Pou para el verano.


Estas son exactamente las medidas que Uruguay debe tomar para el verano

Estimado Presidente Luis Lacalle Pou, mediante este artículo, paso a darle mis recomendaciones sobre manejo de pandemia-economía a lo largo del verano. Va a ver que son compatibles con lo implementado, pero a su vez lo mejoran notablemente.


Ayer iba por la calle cuando me encontre con una protesta del gremio de los empleados de turismo. Lógicamente, argumentan que el 98% del sector esta desocupado o con gravísimos problemas de subsistencia.


Usted se imaginaría que reclamaban por la total apertura de fronteras verdad? Pues no. En su mundo de fantasía universitaria, reclamaban que un ente mitologico llamado "la millonaria patronal" les pague porque sí a cambio de nada.


La izquierda intelectual, que por supuesto su máxima exposición al trabajo real la tiene observando a los empleados de las diversas fotocopiadoras que proveen a los alumnos de la Universidad de la República, vive en un mundo irreal. Un mundo donde las empresas turísticas cuentan dinero que tienen "porque sí, porque ya son ricas", mientras los empleados de turismo son pobres.


Esta idea de que las empresas de turismo son millonarias sin turismo, de más esta decir que es ridícula.


Personalmente conozco gente del sector hotelero que desde marzo está con la presión en 22 viendo que malabar puede inventar para no cerrar definitivamente. Más alla de algún que otro grupo multinacional, muchísimos hoteles son pymes familiares, y fuera del piso de mármol y la proyección de la idea de lujo, hay un tipo peleando a muerte 5 centavos del precio de la lavandina, porque realmente le hace la diferencia.


Muchas empresas ligadas al turismo todavía no cerraron porque vienen estirando el presupuesto del año anterior, con dinero que obtuvieron en la temporada. La idea de que este año no haya temporada, o únicamente "turismo interno", no va a ser gratuita para el sector.


A mi juicio comerse el tremendo impacto económico de la pérdida de temporada, a causa de una pandemia con efectos sanitarios nulos no tiene sentido. Tenemos 74 muertos, lo cual es menos que la cantidad de fallecidos a causa de clavarse bombillas de mate en el ojo.


Sin embargo la gente esta nerviosa, porque los medios todos los santos días publican "record de casos" (5 casos, pero record al fin) y entonces es esperable que para mantener una especie de paz social sigamos siendo el país niño de la burbuja.


A su vez del otro lado del rio tenemos el ejemplo práctico de todo lo que se puede hacer mal, en todo sentido, en cualquier ámbito. El peor manejo de pandemia de todo el mundo, y el miedo de que dejarlos entrar pueda desmadrar absolutamente todo.


Pero la experiencia nos ha desmostrado que no pasa nada si entran. Vienen entrando de a miles en distintas frecuencias de BQB, con este sistema ridiculo de los permisos de excepción que tiene colapsadas a básciamente todas las entidades estatales que tienen que dar los avales.


Ahora hay 2 frecuencias semanales, antes había 5, antes 4.

Vienen todos hisopados, todos negativos. Cumplen en su enorme mayoría la cuarentena, y los que no la cumplen son denunciados por algun alcahuete. Si no me equivoco, la tasa de hisopados en BQB que luego durante la cuarentena desarrolló la infección es del 0%. Con lo cual ingresa gente sana.


Y ahora vamos a la matemática.


El control de quienes ingresan a nuestras fronteras es exactamente igual eliminando todo tipo de restricción y posibilitando el turismo. Así es, por más loco que suene, permitir el turismo no cambia absolutamente nada, ya que el control se da por la cantidad de frecuencias que se autorizan.


Si arrancamos con una frecuencia por día, es absolutamente trazable y controlable, y si ocurriera un desmadre se puede ir hacia atras. Pero básicamente no cambiaría en nada la situación actual, y por el contrario sólo traería beneficios.


En primer lugar, devolvería empleados de todos los ministerios, secretarías y direcciones comprometidas a sus respectivos trabajos, en vez de estar colapsados en un mar de avales.


En segundo lugar, haría que la gente que ingresa sea la gente que más lo necesita, ya que sería la primera en comprar los pasajes, para le fecha que sea. Esto decidido por ellos y no por un burócrata.


En tercer lugar, esta inyección de turismo por más pequeña que sea, puede implicar la diferencia entre cierre permanente de muchas empresas o vivir para luchar otro año.


Y cuarto lugar marcaría un precedente importantísimo para la institucionalidad del país, demostrando que el estado es un mero administrador y no tiene potestad para dirigir la vida de las personas.


Cómo dije antes, el cierre de fronteras no es gratuito. Es una expropiación violenta a los empresarios turísiticos que inviertieron en Uruguay. Creo yo que todavía estamos a tiempo de implementar un sistema híbrido como el que propongo, y sin ningun tipo de riesgo santiario. Lo saludamos atentamente desde esta modesta consultora.


16 vistas