REGALOS CORPORATIVOS: Un territorio peligroso en el que conviene no meterse.


REGALOS CORPORATIVOS: Un territorio peligroso en el que conviene no meterse.
REGALOS CORPORATIVOS: Un territorio peligroso en el que conviene no meterse.

Hoy vamos a hablar de un tema con el que muchos freelancers y emprendedores alguna vez se encuentran. Corresponde hacer regalos a los clientes? Y que tal recibir regalos de clientes?


Cómo es todo el asunto al rededor de los regalos corporativos?


El mundo de los regalos corporativos es bastante más arenoso que lo parece.


Alguno que otro estará pensando: Qué tanto quilombo puede haber por este calendario y este mouse pad choto que cada tanto me regalan?


Ninguno, porque esos no son regalos corporativos, esos son objetos promocionales.


La birome, el cenicero, la taza, y todo lo que tu tía llama "Merchandising" (porque merchandising es otra cosa en realidad) son simplemente objetos promocionales que te regalan para que tengas presente una marca. Pensalos como un cartel sobre la panamericana. Hay empresas que pagan miles de dolares por poner su logo en ese cartel. Y vos por otro lado, también alquilás tu real estate en forma de espacio publicitario. Mucho más barato.


De hecho tu precio por un especio publicitario en tu lapicero, es nada más y nada menos que una birome o un lápiz.


De igual forma, si un proveedor le manda facturas, o helado, o vaya uno a saber qué a su cliente, no constituye un "regalo corporativo" sino una acción promocional disfrazada de acto amistoso que tiene como trasfondo "Hola, estoy vivo, tirame un laburo".


Los regalos empresariales son aquellos que los clientes les hacen a sus proveedores como "agradecimiento" por un trabajo, en general grande, ya concretado.


En Argentina esto se estila, a tal punto que muchos empleados de algunas empresas a veces los exigen.


No son regalos baratos. Son regalos que pueden superar los 1000usd, y son una forma solapada de decir "Vos hacé que tu empresa siga contratandonos como proveedor, y habrá más de esto".


Por mi parte, creo que nunca hay que hacer regalos empresariales a nadie. Pero muchos empresarios y emprendedores no están de acuerdo, y los hacen.


El tema es que la cosa puede complicarse cuando estamos hablando de emprendedores o freelancers internacionales con clientes en el exterior.


Las empresas tienen distintos tipos de política al respecto de que sus empleados reciban regalos de proveedores. En algunos casos, hay una cuantía máxima permitida. Supongamos, un vino de 20usd en forma de agradecimiento, puede ser aceptable. Un crucero para dos personas por un costo de 2000usd, no lo es.


Sucede que los regalos y los sobornos, caminan por una línea bastante difusa. La diferencia reside básicamente en el quid pro quo.


Un regalo es por definición desinteresado. Se hace como muestra de afecto o agradecimiento, y no se espera nada a cambio.


Una "cometa" por otro lado, es un pago a cambio de una contraprestacion non-santa, y no existe si no hay compromiso o promesa respecto de determinado outcome.


Y la parte confusa es: Pero un regalo empresarial, puede ser desinteresado? Realmente es una muestra de amistad?


Y aquí es donde llevar costumbres argentinas al exterior puede salir mal.


Un regalo excesivo te puede costar no sólo un cliente, sino una denuncia. Cada vez más las empresas adoptan políticas de "Zero Gift" para con sus empleados, obligándolos no sólo a no aceptar ningún tipo de regalo por parte de clientes, sino a reportar cada intento por parte de clientes de regalar cualquier cosa.


Todo se vuelve mucho más complicado cuando las empresas son de oferta pública, tienen intenciones de serlo, o tienen intenciones de ser vendidas por lo que hay un due dilligence inminente.


Desde este espacio y para todos aquellos que tengan clientes en el exterior, les recordamos que la mejor forma posible de agradecimiento, es un trabajo bien hecho en tiempo y forma. Y es lo único que necesita el cliente para seguir volviendo y recomendar.

18 vistas