Se pueden crear empresas en el exterior sin viajar? Qué hay que tener en cuenta?


Se pueden crear empresas en el exterior sin viajar? Qué hay que tener en cuenta?
Se pueden crear empresas en el exterior sin viajar? Qué hay que tener en cuenta?

Se pueden abrir empresas en el exterior sin necesidad de viajar? Cómo es el procedimiento? Qué cosas hay que tener en cuenta antes de arrancar?


Estas son preguntas habituales que recibimos, y vamos a intentar alcarar el panorama para muchísimos freelancers y emprendedores interesados.


Se pueden incorporar empresas en exterior a distancia? La respuesta es un contundente sí. Sin embargo, esto no va a ser posible en todas las jurisdicciones. Y aquí es muy importante tener en cuenta que una empresa internacional que no está operativa, si bien está "incorporada", es un vehículo estéril.


Es fundamental comprender que en la enorme mayoría de los casos, la empresa va a necesitar de un proveedor financiero para poder funcionar. Si no tiene al menos una cuenta bancaria entonces su poder operativo es extremadamente limitado. Y aquí entonces es donde hay que considerar que no alcanza con la incorporación a distancia, sino que debe contemplarse incorporación y todos los pasos necesarios para lograr la operatividad plena.


El caso paradigmatico del conflicto con este tipo de cosas son las empresas de 3 pesos que se venden en Internet, incoporadas en jurisdicciones "parias". Si bien es cierto que podés llegar a abrir una empresa a distancia en una jurisdicción como Belize, las chances de que puedas abrirle también una cuenta bancaria son cercanas a cero. Y aún si pudieras, las chances de que puedas operarla son áun menores.


Entonces: Se puede, pero es fundamental hacer un estudio de las jurisdicciones en las cuales van a existir intereses, para no tirar la plata a la basura.


Cómo es el procedimiento? En general es sencillo desde el punto de vista protocolar, pero no tan sencillo como muchos se imaginan.


El procedimiento por el cual se crea una empresa en el exterior tiene dos grandes etapas. La primera es la que llamamos "Etapa de Concepción". Aquí se concibe la estratégia inter jurisdiccional intentando armonizar todos los engranajes que van a ser parte del sistema. No todas las jurisdicciones van a responder igual frente a los distintos tipos de entramados.


Incluso las empresas más simples pueden tener entramados inter jurisdiccionales complejos, como por ejemplo la empresa, las cuentas bancarias, las fintechs, los brokers, los clientes, los empleados, los proveedores y los accionistas, todos en diferentes jurisdicciones.


Este ejemplo no es el de Alphabet, es simplemente el de un freelancer argentino que tiene una LLC en Delaware, para atender a un cliente en Canadá, con una cuenta de Transferwise, que utiliza para pagarle a un asistente virtual en India, y que invierte en eToro.


La estratégia de "concepción", busca armonizar la estructura desde el vamos, para evitar costosas fricciones innecesarias. De hecho la falla de un engranaje bien podría arruinar toda la estructura.


Concebida la forma más conveniente y optimizada, viene la etapa de "implementación", la cual se buscan los proveedores para darle forma a la concepción y llevarla al plano real. La incorporación propiamente dicha es un proceso que involucra el llenado de unos cuantos formularios, KYC, pago fees, tasas, conseguir números de ID fiscal, escribir bylaws y en gran parte... esperar.


Puede llevar días, semanas o meses, dependiendo de lo que se busque incorporar y de los tiempos involucrados en las distintas instancias burocráticas del proceso. También muchas veces para agilizar esta etapa, pueden directamente adquirirse empresas "Shelf" (no confundir con "Shell"), que son empresas ya incorporadas que el incorporador tiene listas para vender y así poder estar operativas mucho más rápido, entre otros beneficios.


Qué hay que tener en cuenta antes de arrancar? Un montón de cosas que son analizadas en la etapa de concepción respecto de cuál es el curso de acción correcto y la elección de las jurisdicciones. Pero fuera de eso hay dos cuestiones que a menudo se pasan por alto y son realmente fundamentales. La primera reside en el hecho de que la empresa en el exterior operativa, no necesariamente otorga los beneficios o la protección que el accionista cree.


Hay que cumplir un montón de requisitos para que la autoridad fiscal "de el visto bueno" respecto de los beneficios de diferimiento fiscal que pueda otorgar la estructura, y si no se cumplen, la estructura entonces es como si no existiera.


Jamás hay que mandarse a hacer una estructura sin considerar primero el grado de compromiso que exige la normativa para que ésta cumpla su función.


Y en segundo lugar, lo que pocos consideran es el costo y la facilidad del proceso de disolución.


Nadie quiere pensar en disolver una empresa cuando la está incorporando, pero debería. Hay jurisdicciones y tipos societarios de muy fácil discolución, y hay otras jurisdicciones y otros tipos societarios donde la discolución es un karma que puede llevar años.


Todos apostamos al éxito de las empresas recién incorporadas, y la realidad es que incluso las jurisdicciones de dificil disolución pueden ser las mejores para determinado objetivo. Pero como dice Jason Bourne, nunca te metas a un lugar del que no sabes de antemano cómo salir.


Incorporar empresas en el exterior es fácil y dificil a la vez. Lo fácil puede ser un arma de doble filo: No se dan una idea lo fácil que es hacer las cosas mal, y generarse costosísimos problemas.


Si estás pensando en abrir una empresa en el exterior, ya sea para exportar, invertir o lo que sea, no dudes en contactarnos primero para recibir asesoría profesional.

32 vistas