• B&P Consulting

Síndrome del Homeless. Cómo combatir el estrés de los que emigran.



Síndrome del Homeless. Cómo combatir el estrés de los que emigran.

Hoy vamos a hablar de una situación particular de los emigran. Previo a irse reina una especie de sensación de desamparo, de ser un homeless, de no tener techo. Esto puede generar mucha ansiedad, pánico, y estrés y el que se va se cuestiona todo.


Emigrar tiene un componente psicológico tremendo, y no hay que minimizar el estrés que genera cualquier mudanza. Cuando la mudanza es de país, el estrés se multiplica. Y es que irse a vivir a otro país va a implicar dar de baja alquileres, vender propiedades, etc.


Concretamente desprendernos de nuestros "techos", aquellos lugares con nuestros objetos que nos otorgan seguridad. A medida que la persona se desprende de ellos, y sin tener un nuevo hogar a donde ir, es dónde generalmente aparece el síndrome del homeless.


La realidad es que quien lo padece nunca se queda realmente sin techo. A veces dejar su hogar coincide con su partida. A veces tiene que vivir un mes en lo de los viejos o en un Airbnb antes de irse. Lo mismo al llegar. Quizás lo están esperando familiares con los que se quedará un tiempo, quizás ya tiene algo alquilado. Quizas incluso la abuela es propietaria de un inmueble en el destino. Pero ninguno es un "hogar". Son techos circunstanciales que tocan una fibra, un componente atávico que activa una alerta. Esta cueva no es mi cueva y puede expulsarme un enemigo en cualquier momento.


En general estos miedos se solucionan relajándose y haciendo primar la realidad. No vas a pasar noches sin techo, y simplemente estas yendo de un lugar a otro. Incluso a alguna gente le deja más tranquilo saber que aún en tu propio hogar no estabas tan seguro como creías.


Pero hay una serie de cosas que se pueden hacer de antemano para mitigar estas ansiedades. Se trata de generarse de antemano algunos antídotos o anclas a la realidad.


Lo primero que hay que hacer, es nunca emigrar sin una reserva líquida. Yo recomiendo entre 6 y 12 meses de gastos, de manera que puedas tener techo y comida y una vida más o menos similar, durante 6 a 12 meses sin generar un peso. La idea no es que lo hagas. La reserva liquida te va a otorgar la tranquilidad de saber que podes vivir un año sin laburar. Pero bajo ningún concepto tenes que usarla de forma negligente. La reserva liquida hace las veces de reserva de emergencia y de amuleto. Vos tenés que estar tranquilo porque está. Pero NO LA TENÉS QUE USAR a menos que realmente sea una emergencia.


Lo segundo que tenés que hacer, es no dejar de generar ingresos. Ya sea irte con un contrato, o con clientes, o siendo exportador de servicios y laburando sin importar tu ubicación georgráfica.


Esto te va a dar una gran tranquilidad, ya que no vas a exponerte a la incertidumbre económica de no saber si vas a tener laburo o no. Y aquí es donde a distintos tipos de exportadores de servicios les pega distinto. Existen algunos que son trabajadores remotos. Que son freelancers desde el punto de vista contractual, pero son cuasi empledos con un sueldo fijo. Para ellos, es todo más sencillo. Luego están los freelancers que no saben cuanto van a ganar por més. Que tienen multiples clientes que van y vienen y arrancan todos los meses en 0. Este tipo de freelancer es más propenso a entrar en el síndrome del homless, poruque además tiende a creer que todos los meses son el mes que se le termina la joda.


Para estos casos, yo recomiendo la emigración cuando se trata de profesionales consolidados. Es decir tipos que hace por lo menos más de 3 años que laburan en esto, y a pesar de arrancar en cero todos los meses pueden mirando años y meses anteriores hacer un "educated guess" de lo que van a ganar en un año.


Ese numero, dividilo por 2. Ahora, si aún con la mitad de los ingresos que generás, estás tranquilo respecto de lo que necesitás por mes para subsistir, entonces más o menos podés contar con que no te va a faltar dónde dormir.


El estrés pre mudanza y el síndrome del homeless son cosas que se sufren mucho más en la previa que en la práctica. Si tenés ambas cosas que te recomendé, cuando te sientas desamparado podes neutralizar el sentimiento, y preocuparte en seguir laburando para ganar más.


Otro día vamos a hablar de como estos mismos sentimientos hacen a la gente dilapidar sus ahorros al comprar propiedades en destino, solo por la seguridad irracional de sentirse "propietarios".


Por lo pronto no te preocupes. Te alcanza para vivir muy bien en tu nuevo destino, y si bien no es tu caverna, te alcanza para vivir en una muy linda caverna, con manitos pintadas y todos los amenities.

29 vistas