• B&P Consulting

Son viables para emigrar los programas de Working Holiday?


Son viables para emigrar los programas de Working Holiday?

Hay mucha gente que quiere irse del país por cuestiones no tan ligadas la inviabilidad operacional. No son exportadores de servicios sino jóvenes que no ven una salida y quieren tener una experiencia en el primer mundo. Para ellos el Working Holiday es totalmente viable.


Vamos a hablar un poco de estos programas y de por qué si bien generan grandes experiencias, no siempre son lo que la gente espera de ellos. Respecto del gran dilema de "lavar copas", recordemos que estos programas son exlusivamente para jóvenes, o sea que fuera de la ventaja nepótica que pudieran tener en Argentina, tampoco es que harían trabajos glomorosos.


Aún así la franja etarea que generalmente va de 18 a 30, muchas veces comprende recibidos de carreras varias, que por supuesto en la enorme mayoría de los casos no van a ejercer aquello para lo que estudiaron.


Otros lo hacen indirectamente, quizás trabajando en empresas del rubro, o viendo como se opera tal o cual industria, pero realizando laburos bastante junior.


No necesariamente son laburos tediosos o mecánicos. Muchas veces los participantes realmente disfrutan de lo que hacen.


En Estados Unidos los programas estan orientados a laburos bastante específicos ligados al "Summer Camp" o "Ski resort". En otros países el work permit esta circunscripto a laburos no calificados y en otros existe más libertad.


Lo de ir a juntar kiwis a NZ es una realidad, pero bien también podrías ir a Australia a laburar en una cafetería, aprender a hacer un world class Flat White y ese conocimiento no solo te queda, sino que te puede abrir más puertas de las que uno creería.


Hay un monton de países con los que Argentina tiene un convenio de Working Holiday. Además de los anteriormente mencionados tenemos Alemania, Dinamarca, Suecia, Irlanda, Polonia, y unos cuantos más.


Si bien la experiencia tiende a ser positiva, muchas veces el aplicante cree que esto es el puntapié inicial de un proceso migratorio permanente, y la verdad que en la mayoría de los casos no se da. En USA o en Australia terminado el programa te meten en un avión aunque estés llorando y pataleando básicamente.


Esto de "Me voy con esta visa pero allá seguro hago un monton de contactos y me termino quedando para siempre" es un long shot, independientemente de que tu prima lo hizo.


Esto de que termina la visa y te rajan sucede así de tal forma que mucha gente quiere ir "de visa en visa", por ejemplo de Australia a NZ, de NZ a Dinamarca, de Dinamarca a Irlanda, etc.


Esto no es tan sencillo de hacer y para lograr las compatibilidades necesarias es probable que deban pasar largos períodos de tiempo sin trabajar. Vagando por el mundo gastando el ahorro que pudieron obtener (si es que pueden) del primer programa.


Y además de la imposibilidad de hacerlo como los solicitantes quisieran, muchos comprenden que deben agarrar las herramientas aprendidas, volver a sus respectivos países de orígen, y quizás más adelante repetir la experiencia. Pero no es una migracion en continuado. En estos casos resultan ser varios viajes compartimentalizados.


Existe tambien una distinción respecto de los programas ofrecidos por Israel. En este caso sí la idea es perfeccionar aquello que el participante estudió y en definitiva tambien poder permanecer allí realizando su actividad.


Para quienes quieran meterse en estos programas, les recomiendo que se asesoren respecto de las implicancias fiscales que van a tener en cada país, porque si bien muchos no freelancean y tienen como único ingreso lo que les dieron sus padres o lo que pueden obtener trabajando, estamos hablando de países de alta tributación y regulación. Las deudas tributarias que se generan los argentinos en programas de working holiday los persiguen por el mundo. Tengan cuidado porque cuando en el primer mundo decis "que me vengan a buscar", en efecto, te van a buscar.