top of page

MALTA: Mitos y realidades tributarias de la llamada "Isla Blockchain"


MALTA: Mitos y realidades tributarias de la llamada "Isla Blockchain"
MALTA: Mitos y realidades tributarias de la llamada "Isla Blockchain"

La fascinante y extremadamente exitosa campaña de branding que ha realizado Malta para posicionarse como la “Isla Blockchain” a menudo viene con tremendas concepciones erróneas respecto del sistema impositivo maltés, y el trato que brinda a las criptomonedas.


Vamos a intentar aclarar un poco el panorama para que sepamos qué es exactamente lo que dice la ley, y en consecuencia cuándo puede o no convenir a un crypto investor relocalizar su persona física a esta isla.


Vamos a arrancar pinchando el globo a unos cuantos. Malta no es una jurisdicción crypto tax free. No es un so-called "Paraiso Fiscal", y de hecho para un monton de casos crypto related, ni siquiera es una jurisdicción de baja tributación.


Para la gran mayoría de los laburantes que gana en crypto, la residencia fiscal maltesa no va a ofrecer mayores beneficios que otras jurisdicciones, sin importar que estas otras no hayan gastado millones en PR para ser consideradas crypto friendly.


La regulación maltesa respecto de las criptomonedas, va a referirse a estos activos como DLT (distributed ledger technology) y va a hacer una distintción entre tres tipos:


A) Coins: Se trata de activos DLT que no tienen las características de una security, no están vinculadas a un activo subyacente, ni representan equity en algún tipo de proyecto. Son las criptomonedas que representan un equivalente criprográfico a las monedas FIAT.


B) Financial Tokens: Son aquellas que representan equity en proyecto, unidades de cambio en esquemas de inversión colectivo, o representantes de activos subyacentes. Pueden además proveer recompensas o derechos adicionales, incluso derechos de votación.


C) Utility tokens: Se refiere a activos cuyo valor está circunscripto a la adquisición de bienes y servicios dentro de una determinada plataforma o sistema de plataformas,


Es posible que existan tokens híbridos que tienen características compartidas de varias de estas categorías y en ese caso a la hora de determinar cómo serán gravados habrá que evaluar algunas cosas. Por un lado la naturaleza de la transacción y por el otro, independientemente de las características formales del activo, cómo es que es utilizado en la práctica.


Arranquemos con el tema de la tributación. Y aquí es esencial que consideren lo siguiente: A los fines del impuesto a las ganancias, no hay ningún tipo de distinción respecto del pago en criptomonedas, monedas FIAT o en cualquier otra especie.


Los impuestos en este caso van a estar determinados por la naturaleza de la transacción, o la ganancia, y no por el tipo de activo utilizado para realizar el pago.


Con lo cual, una residente fiscal maltes que acepta criptomonedas a cambio de los bienes y servicios que ofrezca en el mercado, no obtiene ningún tipo de beneficio por sobre uno que acepta FIAT.


Esto es esencial para comprender que si uno gana en criptomonedas, no va a obtener en Malta ningún trato beneficioso o particular. Sus ganancias en cripto serán consideradas de igual forma que sus ganancias en FIAT.


De hecho el minado es considerado una actividad que va a representar una ganancia ordinaria en criptomonedas que luego será acordemente taxada.


El beneficio principal respecto de lo que Malta va a ofrecer a los tenedores de DLT-COINS es el hecho de que estas van a quedar por fuera del espectro de las Capital Gains. Esto significa que quienes tengan critpomonedas que se hayan apreciado considerablemente, van a poder realizar un cashout libre de impuestos.


El hecho de que las criptomonedas no paguen capital gains, es fundamental a la hora de poder determinar una política razonable en pos de lograr una normativa tributaria coherente.


Por ejemplo, en USA cada transacción o intercambio de BTC representaría un “taxable event”, con lo cual la utilización masiva en compliance de este tipo de activo pasa a ser muy complicada.


Para el caso de los FINANCIAL TOKENS, cualquier tipo de recompensa, dividendo o similar derivado del derecho a tal por ser tenedor de la moneda, es taxado en Malta como un ingreso ordinario y debe pagar impuestos.


En resumen: Para Crypto Cashout, Malta es amigable, ya que el interesado no tendrá que tributar Capital Gains sobre la diferencia entre el precio de compra y el precio de venta de las monedas en cuestión.


Es de alguna forma similar, con pequeñas diferencias, a lo que sucede con la regulación portuguesa y alemana.


Para ganar en Crypto, Malta no representa ni otorga beneficios adicionales que para ganar en FIAT.


Respecto a la operatoria diaria de empresas crypto establecidas en Malta, no es sencilla. Y los bancos malteses son mundialmente famosos por sacarle úlceras a sus clientes.

19 visualizaciones
bottom of page