top of page

Qué es un vesting agreement y por qué puede salvar la vida de tu Startup?


Qué es un vesting agreement y por qué puede salvar la vida de tu Startup?
Qué es un vesting agreement y por qué puede salvar la vida de tu Startup?

Qué es exactamente un “Vesting Agreement”?


El vesting agreement puede ser esa carta ganadora que tu startup necesita para tener chances de alcanzar su máximo potencial. Por qué? Porque ayuda a mantener a los fundadores y empleados clave en el juego, protegiendo a tu empresa.


Pensá en el vesting como un proceso de "maduración" de las acciones. A medida que pasa el tiempo, los fundadores y empleados clave se van quedando con un porcentaje mayor de sus acciones, siempre y cuando sigan laburando en la startup.


Cómo funciona esto? Imaginate que ponemos un vesting period de 4 años con un "cliff" de 1 año. Esto quiere decir que si un fundador se va antes del primer año, no se lleva ni un mango. Pasado el cliff, el fundador adquiere un 25% de sus acciones, y luego el resto se va repartiendo mensualmente durante los siguientes 3 años.


Los vesting agreements incentivan los fundadores a quedarse. Evitan que el emprendedor caiga en el “Shiny Object Syndrome”. Si uno se va antes de que todas sus acciones hayan madurado, no solo pierde parte de su equity, sino que también se diluye a futuro, ya que el resto sigue vesteando.


Esto salva a la startup de situaciones donde un fundador va a comprar cigarrillos y se lleva un gran porcentaje de la empresa, lo que la haría poco atractiva para futuros inversores y bajaría su valor.


Además, los vesting agreements pueden amoldarse a lo que tu startup necesite. Podés incluir cláusulas de "single trigger" o "double trigger" que aceleran el vesting en casos de adquisición o cambio de control de la empresa. Así, tu equipo tiene más incentivos para hacer que la empresa sea “invertible” o “adquirible”.


Otro caso es el "reverse vesting", donde los fundadores se llevan todas sus acciones desde el comienzo pero están sujetos a devolver si se van antes del período de vesting. Esto también puede salvar a la startup si un fundador se va temprano.


Ahora bien, es clave ser transparente y comunicar bien claro las condiciones y expectativas a todos los que están metidos en el negocio. Los vesting agreements pueden ser una gran herramienta, pero también pueden generar quilombos entre todos si no se manejan como corresponde, o los términos son opacos.


Y acordate que los vesting agreements no son solo para fundadores. También podés usarlos para empleados clave, asesores y hasta inversionistas. Así te asegurás que todos estén comprometidos con el éxito de la startup.


No subestimes el poder de un buen vesting agreement. Si todavía no tenés uno en tu startup, es hora de charlar con tu abogado y armar uno a medida de tu proyecto. No hay que perderse la oportunidad de diseñar todos los aspectos operativos de una startup, mientras todavía uno puede.

60 visualizaciones
bottom of page