top of page

Qué es un Joint Venture? Se hace a gran escala o sirve para pequeños emprendedores también?


Qué es un Joint Venture? Se hace a gran escala o sirve para pequeños emprendedores también?
Qué es un Joint Venture? Se hace a gran escala o sirve para pequeños emprendedores también?

Qué es un Joint Venture, y le puede servir a tu startup? En el mundo empresarial donde la guita parece ser the ultimate goal, la colaboración puede ser la clave del éxito.


Una de las formas más efectivas de colaboración entre empresas es a través de un joint venture (JV), una alianza estratégica donde dos o más partes acuerdan combinar sus recursos para lograr un objetivo específico.


Este tipo de acuerdo puede variar en tamaño y escala, desde grandes proyectos internacionales hasta pequeñas empresas locales, demostrando su versatilidad y potencial para impulsar el crecimiento y la innovación.


Qué forma tiene? Un joint venture es un acuerdo empresarial en el que dos o más partes combinan sus recursos por un período limitado para alcanzar un objetivo común, manteniendo su independencia legal y operativa fuera de los términos del JV.


Los recursos compartidos pueden incluir conocimientos técnicos, activos, personal y, el hecho de compartir riesgos y recompensas. El éxito de un JV depende de la cooperación y el compromiso mutuo de todas las partes involucradas.


Si una parte le va a estar cargoseando a la otra para que cumpla con su parte, entonces nació muerto. A gran escala, los joint ventures pueden abordar proyectos ambiciosos como el desarrollo de infraestructura, investigaciones farmacéuticas o la exploración de nuevos mercados internacionales.


Estas alianzas permiten a las empresas compartir los riesgos financieros y acceder a recursos y conocimientos especializados que de otra manera estarían fuera de su alcance.


En el extremo opuesto del espectro, los joint ventures a pequeña escala permiten a las empresas más pequeñas o a los emprendedores combinar fortalezas para abordar oportunidades en distintos mercados, desarrollar nuevos productos o mejorar la eficiencia operativa.


Esta colaboración puede ser especialmente beneficiosa para las empresas que buscan expandirse o innovar sin asumir un riesgo financiero excesivo. La estructuración legal de un JV es flexible y debe diseñarse según las necesidades específicas de las partes involucradas.


Existen principalmente dos formas:


Joint Venture Corporativo: Se crea una entidad legal separada, propiedad de las partes del JV. Esta estructura es común en proyectos a gran escala que requieren una inversión significativa y tienen un largo plazo de operación. La nueva entidad puede ser una corporación, una sociedad de otro tipo o incluso una asociación sin fines de lucro, siempre dependiendo de la jurisdicción y de qué se quiere hacer.


Un ejemplo de esto puede ser: Che, ponemos guita entre los dos para traer al dream team fintech y armar el mejor procesador de pagos del mundo que luego ambos podamos usar?


Joint Venture Contractual: Las partes acuerdan colaborar sin formar una nueva entidad legal. En su lugar, operan a través de contratos que detallan sus roles, responsabilidades y la distribución de ingresos y gastos. Esta opción es más flexible y menos costosa de establecer, ideal para proyectos de menor escala o de corta duración.


Un ejemplo bien podría ser: Che, ponemos guita nosotros y pintamos el frente del PH donde ambos tenemos nuestras oficinas? Así como está seguro a ambos nos da verguenza traer clientes.


Así que ya sabés. A veces tu competencia puede transformarse en tu socio si es para ir a buscar un bien mayor.


9 visualizaciones

Comments


bottom of page